Así está arruinando el azúcar tu salud

Salud

12/08/22

Presente en dulces, refrescos, yogures, helados y harinas industriales, entre otros, los azúcares que contienen estos productos tan consumidos y normalizados en nuestra sociedad están causando fuertes estragos en nuestra salud. Y es que lejos de ser inofensivo, este “veneno blanco” puede generar enfermedades como la obesidad o la diabetes, además de una batería de problemas mucho menos conocidos que te mostramos a continuación:

  • Problemas mentales: el exceso de azúcar puede afectar al funcionamiento del cerebro ocasionando problemas de salud mental. Según explicaron el reputado especialista en pediatra, nutrición y obesidad Michael Goran y la educadora en salud pública, la doctora Emily Ventura, en una entrevista con Infosalus, “a medida que los niveles de azúcar en sangre suben y bajan, también lo hacen los niveles de energía y el estado de ánimo. Tienden a estresarse más fácilmente. Una dieta alta en azúcar también se ha relacionado con problemas de salud mental a largo plazo, como la depresión”.
  • Problemas de memoria: Según explican los especialistas, los niños que toman mucho azúcar “son menos capaces de recordar lo que aprenden y también menos capaces de concentrarse. Esto puede traducirse en un peor rendimiento académico”. Estos efectos pueden empeorar con el tiempo y mantenerse en la edad adulta.
  • Adicción: el consumo de azúcar hace que el cerebro produzca más dopamina, sustancia popularmente conocida como “hormona de la felicidad”. Por este motivo, en tantas ocasiones sentimos la necesidad de comer alguna cosa que contenga azúcar.
  • Problemas en la piel: el azúcar puede provocar en la piel un envejecimiento prematuro de los tejidos epiteliales, ya que hace que la dermis presente un aspecto más seco y apagado.
  • Alzheimer: el exceso de azúcar aumenta notablemente el riesgo de diabetes. Y, una de las posibles consecuencias de esta enfermedad, es el deterioro cognitivo, por lo que se puede acabar sufriendo algún tipo de demencia, que acostumbra a ser el Alzheimer. “Los efectos a largo plazo del consumo de edulcorantes tanto normales como artificiales, especialmente en bebidas, se han relacionado con el deterioro cognitivo temprano y con la enfermedad de Alzheimer en la edad adulta. Se cree que esto sucede a través de los efectos sobre las enzimas y proteínas importantes del cerebro que mantienen la función y la plasticidad, o la capacidad de las sinapsis (conexiones) del cerebro para crecer y cambiar”, argumentan Goran y Ventura