Una chica saludaba a un agente de policía todos los días – pero un día no lo hizo así que el policía decidió revisar la casa

Uncategorized

12/08/22

Pedir refuerzos

PreviousSiguiente

Al ver que la chica no lo había saludado, Sebastián decidió tocar en la puerta de su casa para asegurarse que todo el mundo estaba bien. Pero cuando le cerraron la puerta en la cara, supo de inmediato que algo no andaba bien. A ese punto, ya no le importaba que esto le costara su buena reputación en el FBI. Estaba dispuesto a arriesgarse y pedir refuerzos para que vinieran a registrar la casa…

PreviousSiguiente